Domino’s Pizza sabe la importancia de cumplir o superar las expectativas de sus clientes, por esa razón pone énfasis total en la elaboración de la masa.

Su proceso lleva varios pasos que tienen como finalidad que cada pizza se haga en el momento preciso de la maduración de la masa, la cual logra este nivel con la adecuada fermentación de las levaduras, mediante un control estricto de temperatura y tiempo, sin faltar el uso de agua de pozo profundo
purificada y trigo de excelente calidad.

Elaboración de la masa:

  • Se hidrata la levadura y se mezclan los ingredientes.
  • Pasan por una cortadora y una boleadora, para que cada porción quede en forma de bola.
  • A las bolas de masa se les deja reposar por un tiempo, antes de pasarlas por otra boleadora para perfeccionar su textura.
  • Las bolas de masa son colocadas en charolas, transportándolas a cada tienda de Domino’s. (Cada charola se lava perfectamente a temperaturas entre 60 y 70° C y se desinfectan antes de cada uso).
  • Se entrega un código que indica el momento perfecto para consumirlas.
  • El consumo es entre el tercero y el séptimo día después de su elaboración.

Artículo creado con información de Responsabilidad Dominos.com